Facebook Twitter Youtube
Detalla cómo fue golpeado

Salvaje agresión a un árbitro coruñés de 15 años

Escrito por ElDesmarque

Miércoles, 19 Octubre 2016 18:46
Reportar vídeo Reportar

Pulse para ampliar

Imagen del colegiado coruñés agredido. (Foto: Sindicato de Árbitros)

La página web del Sindicato de Árbitros ha hecho pública la brutal agresión que sufrió el pasado fin de semana un joven colegiado del comité coruñés, de tanto solo 15 años, en el choque de la Prefrente gallega que enfrentó al Lugo B y al Ribadeo. Según el relato de los hechos realizado por el sindicato arbitral, la agresión tuvo su origen en la expulsión de un futbolista del Ribadeo, que no contento con recurrir a la violencia insultó gravemente al árbitro, se vio obligado a abandonar el campo escoltado por la Policía Nacional.

El joven colegiado describió en el acta la situación con exactitud: "Tras ser expulsado por doble amonestación, Coki se dirigió a mí, encarándose a escasos centímetros de mi cara, en lo siguientes términos: ‘Mamón, eres un gilipollas’. A continuación, me propina un manotazo en mi cara con uso de fuerza excesiva, teniendo que ser apartado de mí por jugadores de su propio equipo. Acto seguido, a una distancia de tres metros, se dirige a mí en tono amenazante, en los siguientes términos: ‘Ya te esperaré a la salida. Te vas a enterar’".

Los insultos no acabaron ahí, continuaron mientras el trencilla se dirigía al túnel de vestuarios escoltado por sus compañeros: "cabrón, sinvergüenza, hijo de puta, gilipollas" fueron algunos de los insultos proferidos por el futbolista. "Tras esto, pateó el banderín de esquina más cercano a los vestuarios", añadió el colegiado menor de edad, quien dejó constancia de que la policía se quedó para protegerle hasta su salida del campo "acompañándonos hasta nuestro vehículo".

Finalmente, el agresor trató de hablar con el árbitro para pedirle perdón por "haber perdido los papeles", según él mismo reconoció, pero se arriesga ahora una sanción de entre 18 y 23 partidos de suspensión.

CLICK PARA COMENTAR
El Desmarque